Loading...

La historia detrás de la ‘N’ de Netflix

A nivel mundial, Netflix es una de las aplicaciones de streaming de video más descargadas del mundo, según el estudio llamado State of Mobile 2023 realizado por la compañía Data.ai, que la ubica en segundo lugar por detrás de YouTube. Además, con más de 231 millones de suscriptores en todo el mundo, es una de las plataformas de contenido más grandes.

Un elemento que la hace reconocible es la icónica ‘N’ que representa a su logo y que la compañía considera como “una conexión y un flujo interminable de historias para nuestros suscriptores”. Asimismo, no se trata de una simple tipografía que se puede reproducir automáticamente desde cualquier computador, pues además de contener dos tonos diferentes de rojo (el más claro en la línea central y los más oscuros a los extremos).

Por otro lado, en su estructura, la ‘N’ incluye una ligera curvatura en la parte inferior, lo que hace reconocible cualquier otra imitación que reproduzca su logo como un carácter generado por un teclado con una tipografía similar.

Esta ‘N’, que representa a Netflix en diferentes materiales gráficos de la compañía, no puede ser utilizado de cualquier forma en diferentes superficies, diseños o elementos. Según la compañía, este icono (pues no es una letra), no debe ser presentado de otro color ni en un fondo negro o rojo pues pierde sus formas características.

Por otro lado, no debería ser modificado o editado para brindarle una estética o apariencia de profundidad. Tampoco puede utilizarse junto al logo de “Netflix” o reemplazar la letra N del logo y usarla como icono pues no son similares ni tienen la misma forma.

El logo de Netflix

La compañía de streaming empezó como una empresa de renta de películas en formatos físicos a mediados de los años 90 y que debe su nombre a la fusión de las palabras “Net”, que representa a internet, y “películas”, también llamadas “flicks” o “flix” en inglés, también tiene una segunda forma de presentación.

El logo, que consiste en la modificación estética de la palabra “Netflix” para presentarla en un solo tono de rojo y que incluye una forma de arco en la parte inferior es la modificación más reciente del logo de la compañía, que dista mucho de su primera versión difundida en 1997.

De igual forma que el icono ‘N’, cualquier representación del logo tiene que seguir algunas normas, como por ejemplo no usarlo en una versión de color blanco “a no ser que se haga para una marca de agua de video” según las indicaciones de la plataforma. Además, cualquier tipo de alteración (sombrear, estirar o comprimir) también ayuda a reconocer el mal uso del logo

Reconocer posibles estafas online

Por medio de los malos usos de los logos e iconos relacionados con Netflix, los usuarios podrán reconocer más fácilmente posibles casos de estafas de los que podrían ser potenciales víctimas. Esto cobra aún más importancia cuando se conoce que el gigante del streaming es una de las compañías suplantadas por cibercriminales para obtener datos personales e información bancaria de los usuarios.

En ocasiones, es posible que las personas reciban mensajes de texto SMS o correos electrónicos que contengan enlaces o botones que redirigen a páginas web que supuestamente son de Netflix, pero que en realidad fueron diseñadas especialmente para llevar a cabo campañas de smishing y phishing, que tienen como objetivo que las personas entreguen de forma voluntaria datos relacionados con tarjetas de crédito o datos personales. Infobae